(Transcripción). Quimera democrática: Concertacesiones Salinistas y la formación de la Burocracia Dorada del INE.

CIDE (2023, 1 de Marzo). Foro de Reflexión y análisis de la Reforma Electoral en México. .


Durante su intervención, Margarita Favala Gavia se remonta al proceso revolucionario, transitando por la etapa del PRI hegemónico y relatándonos las negociaciones políticas partidistas que contaminaron al IFE durante su etapa de gestación, dando origen a lo que describe como una burocracia dorada.

Transcribimos a continuación lo que consideramos la sustancia de su intervención en éste foro:

Tenemos una historia política en donde la democracia electoral ha sido básicamente una quimera, a pesar de que es la demanda con la que se inicia la Revolución Mexicana. Sufragio efectivo y no reelección. Y no hemos podido consolidar una democracia electoral efectiva. La segunda parte de la demanda revolucionaria se cumplió en parte, pues si bien no tenemos una reelección de personas, hasta que se permitió en plena etapa neoliberal la reelección limitada de miembros del congreso, sí se ha cumplido con el hecho de que gobernadores y presidentes no se pueden reelegir, aunque tanto Luis Echeverría como Carlos Salinas de Gortari lanzaron buscapiés para ver si podían romper con esa cláusula.

Digo que es parcial por que el PRI con sus dos ancestros en realidad gobernó el país por mas de 70 años sin dar espacio a que otras fuerzas tuvieran esa oportunidad, haciendo uso en ciertas entidades de la reelección del partido y no de las personas. Digamos que parcialmente se cumplió con la idea, con la meta de la no reelección. Sin embargo, no tenemos mucha claridad de que la parte primera de la demanda Revolucionaria y la del sufragio efectivo se haya cumplido sino hasta el año 18 de éste siglo, o sea, un siglo después de la revolución por que durante los años de la llamada pax priista, es decir, entre 1946 y 1997, cuando la competencia partidista era débil, los resultados electorales daban al candidato oficial mas del setenta ya a veces hasta el cien por ciento de los votos, lo que no podía considerarse como que realmente contaran los votos. Es decir, no había sufragio efectivo, por que todo el proceso estaba controlado por el PRI-gobierno. En esos momentos hasta hubo elecciones presidenciales en que no hubo mas que un candidato, como fue José López Portillo, que no tuvo competencia, y las sumas que se daban de elecciones eran básicamente ochenta a noventa por ciento a favor del candidato ganador. Pero después, cuando la competencia electoral empezó a ser más intensa, los fraudes electorales sustituyeron abiertamente al sufragio efectivo. Así pues, la demanda histórica por la que se levantaron en armas Madero, Carranza y otros tardó más de un siglo en cumplirse.

La irrupción del MZLN en el 94 fue la que finalmente dio entrada al PRD a la cámara. Era mejor tener al PRD como partido electoral metido ahí que las manifestaciones públicas y violentas de la guerrilla. Finalmente, esa efervescencia social de los años 80, (hubo una gran cantidad de movilizaciones electorales), finalmente logaron que en el 93 se forme el IFE, y en el 96 pase de estar en manos de la secretaría de gobernación y se convierta en un órgano ciudadano, lo que finalmente permitió que en 1997 el PRI pierda el control de la cámara de diputados federal, aunque ya en años anteriores había perdido algunas municipalidades y gubernaturas. Había negociado el resultado con la oposición a fin de no perder el control del proceso. Eso es lo que fue conocido como las Concertacesiones del Salinismo, mediante las cuales el PAN logró hacer efectivo su voto. Finalmente la creación del IFE ciudadano permitió que el control del proceso pasara a manos de la sociedad pero no estaría allí por mucho tiempo, por que ahora los partidos se hicieron del control de la institución mediante cuotas. Nuevamente el PRI, nada mas que ahora en alianza con el PAN, encontraron la manera de manipular los resultados electorales volviendo a hacer del sufragio efectivo una quimera. El nuevo IFE entonces fue botín de partidos, perdió su autonomía y la sociedad dejó de tener una autoridad electoral neutra.

La regresión se consumó con la reforma del 2014, en donde junto con la conversión del IFE en INE y su transformación en organismo constitucional autónomo se consolidó la transformación y la separación entre la autoridad electoral y la sociedad. Esa separación se manifestó claramente en la conversión de la dirigencia del INE en una burocracia dorada. Ésta separación se manifiesta muy claramente en el hecho de que antes de los aumentos históricos al salario mínimo que ocurrieron a partir de 2018, los mas altos jerarcas del INE recibían mas de cien salarios mínimos, además de jugosas prestaciones, lo que los coloca claramente dentro de una élite económica. Éstas personas empiezan a sentirse diferentes y rápidamente comienzan a sentirse superiores y empiezan a tratar de justificar sus mejores condiciones de vida diciéndose que se le merecen por ser mas listos, mas trabajadores e incluso mas guapos. Es decir, se sienten superiores, sin reconocer que las condiciones de la que gozan son totalmente inmerecidas o en el mejor de los casos, simplemente fortuitas, por que llegaron ahí a veces por amiguismo, otras  por suerte, pero empiezan a creerse por encima y comienzan a actuar de un modo en que justifican su creencia de superioridad tratando como inferiores a los otros y buscan afianzar éstos privilegios impidiendo que los demás logren lo mismo, porque si hay igualdad, su engaño de superioridad desaparece. Ese es el principal problema de las élites, que por su propia salvaguardia bloquean, combaten y buscan impedir la igualdad y la equidad y por eso son regresivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba